Colegios y TEA

inclusion

Si para cualquier padre el momento de la escolarización de sus hijos supone un quebradero de cabeza, para los que tenemos hijos dentro del espectro autista se convierte en una pesadilla, provocada por la falta de recursos, falta de profesionales especializados en muchos centros o simplemente que no “quieran” a nuestros hijos como parte de su alumnado.

A la hora de elegir un centro es importante conocer las diferentes modalidades que contempla el sistema educativo:

  • Modalidad aula ordinaria: el alumno permanece todo su horario lectivo con sus compañeros en clase y recibe apoyo de un maestro de audición y lenguaje, pedagogía terapéutica y educador en la medida que lo necesite.
  • Modalidad de unidad específica de comunicación y lenguaje: cuando el alumno no requiere una atención superior al 50% de su horario lectivo en esta aula. Cuentan con maestros de audición y lenguaje, pedagogía terapéutica y educador.
  • Centro de educación especial: son centros educativos que dan respuesta a aquel alumnado cuyas necesidades no pueden ser atendidas en centros ordinarios.

No existe una modalidad educativa válida para todos los alumnos con autismo y la elección de un centro u otro dependerá de las capacidades del niño y de las necesidades de apoyo.

Por eso me entristece leer comentarios en contra de la educación especial y de los padres que eligen esta modalidad, acusándolos de segregar a sus hijos, cuando lo importante no es si va a un centro ordinario o especializado, sino que el niño esté integrado, aprenda y sea feliz.

Nosotros elegimos la escolarización ordinaria porque así nos lo aconsejaron los profesionales que realizaron el dictamen a Sergio y porque creemos en la inclusión educativa.

Creemos que el colegio debe garantizar una educación de calidad para todos, independientemente de las características individuales de cada niño.

Creemos que se deben valorar y respetar las diferencias, en lugar de juzgarlas y rechazarlas, y que los alumnos con dificultades deben convivir y trabajar con el resto de sus compañeros fomentando el desarrollo de sus capacidades al máximo.

Creemos que no son los niños los que deben adaptarse a los centros educativos, sino al contrario, los centros educativos deben ser capaces de orientar sus recursos para que el niño tenga sus necesidades educativas perfectamente cubiertas.

Y trabajamos para que nuestro hijo esté incluido educativa y socialmente en su colegio, porque tan importante es el avance académico como que aprenda a desenvolverse en la sociedad donde le va a tocar vivir.

Además, esta modalidad es también enriquecedora para el resto del alumnado, que adquieren valores importantísimos como el respeto, la tolerancia, la paciencia y sobre todo la enseñanza de que todos somos diferentes, ni mejores ni peores.

Hace unos días, una compañera de mi hijo me decía: “Me encanta ir a clase con él, es capaz de sacar lo mejor de cada uno” 😍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *