Una despedida emocionante

Se acabó el curso y hemos aprobado todo. Estamos muy orgullosos de Sergio por el esfuerzo realizado durante todo el año.

Cerramos una etapa. El año que viene estará en secundaria, lo cual nos aterra por todos los cambios que supone. Imagino que, como en otras ocasiones, iremos resolviendo los problemas según se vayan presentando.

Ha sido triste despedirnos de todo el profesorado, sobre todo de su tutora. Ha estado con él durante cuatro años seguidos y su implicación ha sido máxima. Nunca ha tirado la toalla y, junto a la psicóloga, siempre hemos trabajado juntos con el único objetivo de ayudar a Sergio.

No tenemos palabras para agradecer lo mucho que han hecho por nuestro hijo porque, además de maestra y psicóloga, se han convertido en confidentes, amigas… personas que forman parte de nuestra vida.

También nos entristece despedirnos de los excelentes compañeros que ha tenido en clase. Cada dos años los mezclan, así que no sabemos con quién compartirá aula el curso que viene.

Cartulina_amigos

Cartulina_amigos_2

Vaciando la mochila de libros y libretas he encontrado una emocionante sorpresa. Una cartulina llena de dedicatorias para Sergio de sus compañeros. Pinchad en las imágenes para leerlas y comprobaréis por qué no he podido contener las lágrimas al ir leyendo cada una de ellas y descubrir el cariño que sienten por mi hijo. Él no es consciente de lo afortunado que es al tener estos compañeros que le ayudan, le integran, le protegen y, lo más importante, le respetan y le quieren. Un buen ejemplo os lo contaba en un post anterior.

Muchas veces hablamos de lo importante que es la inclusión para los niños con autismo en colegios ordinarios, pero nos olvidamos de la enriquecedora experiencia que es para el resto compartir aula con un alumno con distintas capacidades.

Estos chicos conocen a Sergio desde pequeños y están acostumbrados a sus chillidos, salidas y entradas de clase, a su parloteo interminable… y les han educado en el respeto, tolerancia y en la aceptación de la diversidad. Compartir clase juntos ha supuesto un importante aprendizaje en ambas direcciones y estoy convencida que ha contribuido a mejorar su calidad humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *