La ayuda de los abuelos

abuelos

Cada día, los abuelos, adquieren más importancia en la ayuda familiar. Llevan y recogen a los niños del cole, preparan meriendas, ayudan con los deberes, cuidan de sus nietos hasta que los padres podemos ir a recogerlos… ¿Qué haríamos sin ellos?

Cuando hay un nieto con síndrome de Asperger, esta ayuda se hace todavía más valiosa. No solo por el papel que juegan para que los padres podamos coordinar vida laboral y vida familiar, sino por el respiro que supone para los padres poder dejar unas horas a su hijo para desconectar y cargar pilas.

Debido a la gran cantidad de tiempo que los abuelos pasan con los nietos, en muchas ocasiones han sido estos los primeros en notar que algo no va bien. Otras veces niegan la realidad y piensan que con el tiempo pasará. Esto nos lo pone más difícil a los padres que, además de asumir que tu hijo tiene Asperger, en ocasiones tienes que lidiar con la incomprensión del entorno.

Pero debemos pensar que, si los padres pasamos un periodo de duelo, también lo pasan los abuelos y el resto de familiares.

Mi hijo fue el primer nieto de sus cuatro abuelos. Aún recuerdo como mi padre decía emocionado que le iba a sacar a Sergio el pase del Valencia Basket y se lo llevaría a todos los partidos. Eso nunca sucedió y supongo que mi padre lo tuvo que asumir al igual que nosotros tuvimos que asumir que habría muchas cosas que no podríamos hacer con nuestro hijo.

La mayor preocupación para los abuelos, a parte del bienestar de los nietos, es el bienestar de sus hijos. Y esta preocupación se multiplica cuando sus hijos están criando a un niño con autismo.

El diagnóstico de autismo suele causar estrés emocional y un gran desgaste familiar y matrimonial por eso los abuelos son una ayuda muy importante para las familias. Por ello no se deben quedar al margen ni ellos ni el resto de la familia. No debemos limitarnos a transmitir el diagnóstico, debemos ayudarles a entender qué es lo que les pasa y por qué les pasa. Ir enseñándoles a medida que nosotros vamos aprendiendo qué es el Síndrome de Asperger y cuál es la mejor manera de llegar hasta nuestros hijos. Porque en muchas ocasiones ellos también se ven desbordados como lo estamos nosotros y necesitan aprender y comprender lo que está pasando.

Al principio yo cometí el error de hablar poco con mis padres. No quería hacerles sufrir o que se preocuparan en exceso por todo lo que estábamos pasando, quizá fuera parte de mi proceso de duelo y necesitara pasarlo en soledad con mi marido. Luego te das cuenta que lo peor que puedes hacer es no contar lo que te pasa y no dejar que los demás te echen una mano.

Existe una guía muy práctica diseñada por AustimSpeak dirigida a los abuelos de niños con trastorno del espectro autista que les puede ser de gran utilidad, pero recuerda que la mejor ayuda es que cuentes con ellos. No los excluyas de tu vida ni de la de tu hijo.

Sergio es afortunado por contar con cuatro abuelos y un ejército de tíos y tías maravillosos que lo adoran y están siempre que los necesitamos. Para reír con nosotros y para llorar con nosotros también si hace falta.

Sólo puedo decir gracias familia. Os queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *