Propósitos de año nuevo

inicio_camino

Estrenamos un nuevo año y con él, un montón de buenos propósitos: ir al gimnasio, aprender algún idioma, dejar de fumar, ponerse a dieta… Algunos los cumpliremos y otros caerán en el cajón del olvido hasta el año que viene que volverán a salir reclamando su protagonismo.

Este año, una vez más, repito el mismo propósito de los últimos años. Es un propósito simple pero de gran importancia: SER FELIZ.

Cualquiera que lea esto pensará que es una obviedad pero muchas veces nos olvidamos de ser felices porque magnificamos nuestros problemas, anhelamos cosas que no tenemos sin plantearnos si las necesitamos y no disfrutamos de todo aquello que nos rodea.

Si además convives con el autismo, es una lucha diaria a contracorriente por entender a tu hijo y ayudarle a avanzar, por su inclusión en el colegio, por defender sus derechos, por sus estudios, por su integración en la sociedad…

El día a día es una batalla continua de la que a veces salimos victoriosos y muchas otras salimos derrotados y agotados pensando que en lugar de avanzar retrocedemos, o lo que es peor, que damos vueltas en una espiral interminable de la que no conseguimos salir.

Y cuando piensas que no puedes más, tu hijo te sorprende mirándote, poniéndose solo la ropa, recordando algo que le contaste o diciendo que te quiere. Y te das cuenta de que todo el esfuerzo vale la pena y de que serás capaz de seguir luchando por tu hijo.

Hace unos días leí un post de @luciapediatra en el que nos invitaba a buscar islas diarias (esos pequeños momentos en que nos reconciliamos con nosotros mismos y nos sentimos felices) y a apuntarlas en una libreta. La idea me pareció genial, será de gran ayuda cuando me falten las fuerzas y lo vea todo negro.

 

2 comentarios sobre “Propósitos de año nuevo

  1. ¡¡Qué buen propósito!! Luchar por ser felices debería ser nuestra prioridad, y lograrlo, una realidad. Sobretodo si quien lucha es gente buena que se lo merece. Y vosotros, sin duda, os lo merecéis.
    Deseo que se cumpla vuestro propósito pero no olvidéis que la felicidad no es un destino…es un viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *