Esfuerzo vs recompensa

recompensa

Sólo faltan dos días para que Sergio termine las clases y le den las notas. Ha sido un curso duro, que hemos ido superando evaluación tras evaluación con mucho esfuerzo, echando el resto en los exámenes finales.

Espero que lo tenga todo aprobado y no haya ninguna sorpresa de última hora, pero hasta que no lo vea no las tengo todas conmigo.

Hace una semana, hablando con el orientador del colegio sobre el curso que viene, me adelantó que 3ª de la ESO es un curso difícil, y que no nos vinieramos abajo si las calificaciones no se correspondían con el esfuerzo.

A mi me hizo gracia esa a advertencia porque las notas de Sergio nunca se han correspondido con el esfuerzo realizado. Si así fuera tendría sobresalientes y notables en todas las asignaturas.

Me fuí a casa dándole vueltas a aquella advertencia y a lo injusto que es a veces el sistema educativo a la hora de calificar a los alumnos. Quizá sería mejor evaluar en lugar de examinar y ver el progreso global del alumno y no solo el número que sale tras realizar el examen.

Pero además pensé en lo injusto que es para los alumnos con necesidades educativas especiales. Alumnos que, como Sergio, necesitan que se adecue sus currículos con modificaciones que se realizan en los contenidos, metodología, actividades y procedimientos de evaluación para atender las diferencias individuales. Esto es lo que llama ACI o adaptación curricular individual y, si es significativa, es decir, si la modificación afecta al contenido lectivo, el alumno no podrá obtener su titulo de Educación Secundaria.

Después de todo el esfuerzo realizado, de las horas dedicadas, de las renuncias a tener tiempo libre por estudiar con tu hijo, si tiene una adaptación significativa cuando acabe la ESO no tendrá nada. Sin embargo, si no suspendes más de dos asignaturas, siempre que estas dos no sean matemáticas ni lenguaje, no solo pasas de curso si no que terminaras la ESO con tu título bajo el brazo. ¿Qué mensaje estamos mandando? Que el esfuerzo tiene su recompensa desde luego que no.

En alguna ocasión he oído a alguna madre justificando que su hijo no se esfuerza porque sabe que con dos suspendidas pasa de curso. Me da mucha pena y más todavía, rabia. Rabia porque para que Sergio pueda titular no hemos optado nunca a la adaptación significativa pese a que esto le suavizaría la carga lectiva y estudiaría más relajado.

Hemos optado en que lleve el mismo nivel que sus compañeros aunque eso suponga un trabajo brutal en casa todas las tardes después de las clases, en acompañarlo en sus estudios aunque eso signifique renunciar a nuestro tiempo libre, en animarle a esforzarse para que vaya mejorando sus notas y en premiar cada cinco como si de una matrícula de honor se tratara.

Sé de niños que necesitan la adaptación significativa para seguir estudiando y que se esfuerzan tanto o más que mi hijo para sacar el curso adelante. No me parece justo que al terminar la ESO todo ese esfuerzo no valga para nada.

4 comentarios sobre “Esfuerzo vs recompensa

  1. El sistema educativo español es francamente mejorable. Si ya lo es en el caso de alumnos sin necesidades educativas especiales, qué decir de casos en los que los alumnos necesitan otro enfoque tanto en la parte didáctica como en la de evaluación.
    Pero dejando de un lado esto…

    La vida es injusta y muchas veces nos encontramos en situaciones en las que un gran esfuerzo no viene recompensado por un éxito al mismo nivel.
    Lo que os hace grandes es no caer en el desaliento y, sobretodo, perseverar en el esfuerzo…máxime cuando se da la circunstancia de que podríais elegir un camino más fácil a priori.
    La mayoría de nosotros vivimos instalados en nuestras zonas de confort y nos da mucha pereza salir de ellas.
    Por eso es un ejemplo magnífico veros actuar así.
    Sois, de verdad, unos campeones.

  2. Totalmente de acuerdo…vivimos en una sociedad donde el esfuerzo y el sacrificio muchas veces quedan sin ser recompensados.
    Además del incoherente sistema educativo en el que puedes titular con asignaturas pendientes o pese a no haber adquirido los conocimientos necesarios para pasar de curso,el alumno pasa porque ya no puede repetir más veces.
    En fin…aún queda muchas cosas que cambiar y mucho camino por recorrer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *