El 2 de abril, no es un “Día Internacional…” más

autism_ribbon

El próximo domingo 2 de Abril es un día marcado en el calendario de mi casa. Raro es el día en que no se conmemora algo, generalmente de carácter comercial y las campañas publicitarias se encargan de recordárnoslo por lo que acabamos insensibilizándonos un poco. En cambio hay otros que remueven conciencias o nos acercan a realidades que no conocíamos. Este día es uno de ellos.

Hace casi 10 años, el 27 de Noviembre de 2007, la Asamblea General de Naciones unidas declaró por unanimidad el 2 de Abril como Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo.

El fin de estas declaraciones de “Días de…” es aumentar la conciencia pública sobre este trastorno y, a la vez, generar actividades de difusión sobre la importancia del diagnóstico precoz y la intervención temprana. Resaltar la necesidad de mejorar las condiciones de vida de los niños y adultos que tienen este trastorno es otro de los objetivos principales.

El autismo afecta a la comunicación, la interacción social y presenta patrones estereotipados y restrictivos de conducta.

Cada persona con autismo es única y diferente,  de ahí que se represente por piezas de puzle de muchos colores,  lo que hace referencia a la complejidad que existe en el autismo y a la diversidad de las personas que lo componen. Por eso muchas veces se habla de trastornos del espectro autista (TEA) que comienza en la niñez y dura toda la vida.

Según la OMS, uno de cada 160 niños tiene TEA

De todos los colores, el azul se ha transformado en un símbolo del autismo debido a la campaña Light It Up Blue que inició en 2010 Autism Speaks. Consiste en iluminar de azul edificios emblemáticos cada 2 de Abril como forma de visibilizar el autismo, ya que tristemente para la gran parte de la sociedad es una discapacidad invisible.

muralla china azulesfinge_azulwhite_house_blue

Actualmente no se conoce con exactitud cuál es el origen del autismo y no tiene cura. Eso no quiere decir que no haya nada por hacer y que debamos rendirnos y quedarnos de brazos cruzados.

Estos niños dependen de nosotros: padres, hermanos, familiares, profesores, terapeutas…  y cómo no, el resto de la sociedad. Una gran implicación y el trabajo intenso, diario y continuado es lo que hace que nuestros hijos avancen y no dejen de sorprendernos día a día.

Un pequeño avance, es un gran logro y así lo vivimos todas las familias.

Y aunque para nosotros todos los días son 2 de Abril, este domingo nos vestiremos de azul, colgaremos globos azules en nuestros balcones y nos reuniremos en diferentes puntos de la ciudad para potenciar la visibilidad del autismo. Para que nuestros hijos dejen de ser invisibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *